Notas de interés

08-09 SEP – GANTE, BÉLGICA
Encuentro de Biodiversidad 2010 – Presidencia de la Unión Europea.

18 SEP – ARAGUA, VENEZUELA
Día Mundial de Playas

20 SEP – NUEVA YORK, USA
Serie de Sesiones de Alto Nivel sobre Diversidad Biológica, con la participación de Jefes de Estado-Asamblea General de las Naciones Unidas.

20-24 SEP – BERGEN, NORUEGA
Reunión Ministerial / Comisión OSPAR 2010 – Convenio para la Protección del Medio Marino del Atlántico Nordeste.

26-30 SEP – PERTH, ESCOCIA, REINO UNIDO
El Cambio Global y las Montañas del Mundo.

Tortugas Marinas del Archipiélago Los Roques

Fundación Científica Los Roques

El Archipiélago Los Roques es conocido mundialmente como un paraíso remoto de aguas azules y cristalinas que hacen soñar al turista más exigente.  Pero Los Roques no solo atrae a los turistas, también las tortugas marinas encuentran en sus arrecifes de coral, praderas de thalassias y solitarias playas el refugio ideal para descansar de sus largos viajes por el océano, comer bien y, si ya son mayores de 30 años, reproducirse y anidar.

En el Parque Nacional Archipiélago Los Roques se le da protección al hábitat de cuatro especies de tortugas marinas: la tortuga Verde (Chelonia mydas), la tortuga Caguama o Cabezona (Caretta caretta), la tortuga Carey o Parape (Eretmochelys imbricata) y la enorme tortuga Cardón o Laúd (Dermochelys coriacea).

La importancia de conservar el hábitat natural de estas tortugas reside en lo amenazadas que se encuentran. Se reportan disminuciones de un 80% a un 90% en las poblaciones de estos fascinantes animales, tan antiguos como los dinosaurios, que los humanos estamos haciendo desaparecer.

Un sitio ideal para reproducirse
Las aguas tranquilas y poco profundas del archipiélago reúnen las condiciones ideales para el apareamiento, que ocurre en el agua.  Los machos nunca vuelven a tierra, sólo las hembras, al alcanzar la madurez sexual (entre los 30 y 50 años), regresan a la misma playa en que nacieron.

Para poner sus huevos, las hembras salen del agua en la noche y cavan en la arena un hoyo profundo. Pueden hacer más de una visita a la playa antes de poner los huevos definitivamente.

En Los Roques el mayor peligro para estas nidadas lo constituyen los pescadores que siguen su costumbre ancestral de consumir la carne y los huevos de tortugas.  Antes de que salga el sol ya están navegando por los cayos y sus ojos expertos identifican los nidos, que son saqueados y los huevos consumidos por la población roqueña. 

Un menú distinto para cada especie de tortuga
Aunque las tortugas marinas son consideradas animales omnívoros, éstas tienen sus preferencias alimenticias. El Archipiélago Los Roques brinda en su diversidad de ecosistemas la variedad y abundancia de alimentos ideal para cada especie de tortuga.

La tortuga Cabezona o Caguama come casi todos los invertebrados que encuentra en el arrecife y en los manglares: esponjas, medusas, calamares, cangrejos, camarones, moluscos, almejas, ostras y todo tipo de conchas que abren con sus potentes mandíbulas.  

Tortuga Carey comiendo esponjas en el PNALR

La tortuga Carey, en cambio, es mucho más exigente en su dieta, se alimenta principalmente de esponjas marinas que encuentra en abundancia en el arrecife, donde se han reportado más de 60 especies de esponjas (el 65% de las especies del país).  La conservación de los arrecifes coralinos es vital para la supervivencia de esta especie, cuyo hábitat se encuentra cada vez más reducido en el mundo.

La tortuga verde, que se alimenta exclusivamente de plantas cuando es adulta,  encuentra su alimento en las tranquilas aguas someras de las praderas de Thalassias o pastos marinos, otro de los ecosistemas protegidos en el parque. También se alimenta de las macroalgas que crecen sobre los corales, contribuyendo así al equilibrio ecológico del arrecife. Para ellas es vital que la pradera de pastos marinos esté libre de desechos que puedan ingerir accidentalmente.

 

La posición ventral de la boca y las púas que cubren su interior le permite a la Tortuga Cardón atrapar medusas

La tortuga Cardón, aunque también es omnívora, tiene preferencia por las  gelatinosas medusas y agua malas, que pueden verse de todos los tamaños en el archipiélago y que captura gracias a las prolongaciones en forma de espinas que cubren el interior de su boca.  Estas tortugas no pueden diferenciar una bolsa plástica de una medusa, por lo que muchas han muerto asfixiadas o por oclusión intestinal.

La Fundación Científica Los Roques, a través de su Programa de Educación Ambiental (que brinda constantemente a la población roqueña), y de su Programa Integral de Conservación de Tortugas Marinas, que además de la protección de nidadas y cría en cautiverio de tortuguillos  incluye charlas didácticas a todos los turistas y visitantes que llegan a la Estación de Biología Marina Dos Mosquises, ha logrado ir creando conciencia tanto en los visitantes como en los jóvenes estudiantes,  pescadores y operadores turísticos de Los Roques, quienes poco a poco han comprendido el valor de estos quelonios y se suman a su protección.

Cuando visite Los Roques recuerde que está en un Parque Nacional, no acepte ni consuma platos hechos con carne o huevos de tortuga y si el viento arranca de su mano una bolsita plástica o una botella vacía, corra, láncese al agua, haga lo que sea por recuperarla, una tortuga puede morir por su descuido.